Aerolíneas le bajan el pasaje a los autobuses 

Desde que comenzaron a operar, las aerolíneas que se autoidentifican con el modelo de bajo costo, Volaris y VivaAerobus, aseguraron que ganarían pasajeros arrebatándoselos al autotransporte.

Enrique Beltranena, director general de Volaris, ha dicho en varias ocasiones que su objetivo es quitarle, por lo menos, uno por ciento del pasaje a los autobuses, ya que esta cifra bastaría para incrementar significativamente el tráfico aéreo.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), durante todo el 2015, las líneas de autobuses transportaron a más de 2 mil 917 millones de pasajeros, mientras que las aerolíneas mexicanas y extranjeras que operan en el país atendieron en conjunto a 74 millones 651 mil personas en el mismo plazo.
Dicho de otra forma, el mercado del autotransporte terrestre tiene casi 40 veces los usuarios que los aviones.
Por ello, las aerolíneas han establecido estrategias para captar a potenciales viajeros aéreos precisamente en las centrales camioneras.

Beltranena, de Volaris, explicó que la compañía a su cargo ha desplegado campañas en las que las personas que llegan a esos lugares reciben ofertas personalizadas en sus celulares.

Esos mensajes les informan cuánto más barato habría sido viajar en avión en la misma ruta, en comparación con lo que pagarán por el autobús.

“Si tú tienes tu bluetooth y tu localización encendida, yo puedo saber dónde estás. En el momento en que entras a la terminal de autobuses, yo tiro un cerco digital y te digo: ‘Señor, si usted se hubiera ido por Volaris, esto es lo que habría pagado'”, detalló el directivo.

Esta estrategia va de la mano con la recolección de datos sobre búsquedas y compras pasadas, así como con el análisis de comportamiento de clientes potenciales en línea.

Volaris utiliza tecnologías como el reconocimiento facial para conocer los hábitos de compra en teléfonos celulares, tabletas y computadoras personales.

Estas acciones le permitieron a la aerolínea incrementar en 55 millones de dólares sus ventas en lo que va del 2016, de acuerdo con su director general.

Mientras tanto, VivaAerobus cuenta con 300 tiendas físicas para comprar boletos directamente en centrales de autobuses.

Destacan las grandes terminales, como la de Monterrey o las del Norte y Observatorio, en la Ciudad de México, pero la estrategia también funciona en ciudades pequeñas que ni siquiera tienen aeropuertos propios, como La Piedad, Michoacán; Guamúchil, Sinaloa, o Jilotepec, en el Estado de México.

Esto se debe a que la aerolínea tiene una alianza estratégica con Inversionistas en Autotransportes Mexicanos (IAMSA), grupo al que pertenece y que también es dueño de las líneas de autobuses ETN, TAP, Parhikuni y Amealcenses.
“Este canal de venta es extremadamente importante para Viva. (…) Nos acerca a un segmento que tradicionalmente no viajaba por avión y ahora lo hace e inclusive de manera regular”, explicó la aerolínea por escrito.

“Tenemos identificado que las rutas más susceptibles para cambiar el autobús por el avión son aquellas que implican viajes de más de 6 o 7 horas, es decir, los recorridos largos”, detalló VivaAerobus.

Es por eso que en recorridos como los que parten de la Ciudad de México a Monterrey, Tijuana o Cancún tienen más oferta de asientos de avión que de autobuses.

A nivel nacional, este canal de venta es responsable por el 10 por ciento de los boletos vendidos por Viva.
 

Fuente Hidrofalido digital 

Te puedes interesar

Un huachicolero muerto y 5 heridos tras explosión de ducto

Una explosión en un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex, provocada por una toma …