La aerodinámica, un fiel aliado del transportista

La realidad global y local que el transporte terrestre de carga enfrenta a través de su dependencia al combustible fósil, ha sido remecida por las continuas variaciones en el valor del diesel, ya sean estas asociadas a reformas tributarias o a la inestabilidad geopolítica de los países productores, y al mismo tiempo ha recibido el continuo cuestionamientos debido al papel que juegan las emisiones del sector transporte en el calentamiento global y en el cambio climático.

Producto de esto, la reducción en el uso de combustible por parte de los transportistas ha tomado una nueva arista que va más allá de aumentar la competitividad de la industria o reducir los costos de operación de las mismas.

Sabido es por todos los participantes del transporte que el ítem combustible ocupa el 40% de los costos operacionales de las empresas, y que a su vez son uno de las principales fuentes móviles de emisiones de gases de efecto invernadero, tales como el dióxido de carbono y los óxidos o dióxidos de nitrógeno. Producto de esto, las herramientas tecnológicas y de gestión que ayuden a reducir el consumo total de combustible en los camiones toman un papel muy importante a la hora de implementar medidas reales de eficiencia energética que generen beneficios a todas las partes involucradas.

Dentro de la incorporación de tecnologías en los vehículos que demuestren reales beneficios en el ahorro de combustible, destacan por su simplicidad y eficacia la mejora aerodinámica de los camiones. Estas mejoras aerodinámicas consisten en la instalación de diversos dispositivos situados en lugares estratégicos del vehículo, las cuales pueden generar importantes ahorros de combustible, ya que del total de diesel que ocupa un camión en carretera el 60% de éste depende de la aerodinámica del camión completo.

 

La aerodinámica

 

La aerodinámica es la relación que existe entre la interacción del aire con el vehículo en movimiento y las fuerzas que se generan de esta interacción. A grandes rasgos, un vehículo que provoque una menor perturbación en el aire provoca asimismo una menor resistencia aerodinámica, logrando de esta manera reducir los requerimientos de potencia que necesita el vehículo para desplazarse a una misma velocidad, y con ello consumir una menor cantidad de combustible. La ventaja principal de la aerodinámica en el transporte, es que depende principalmente de la velocidad máxima a la cual circulan los vehículos, dejando de lado factores como el tipo de motor, las habilidades del conductor e incluso el tipo de combustible que se utilice, los aceites y el tipo de gestión o administración que se le dé al diesel.

Del total del combustible que consume un camión cuando circula en carretera, el 60% depende de la aerodinámica total del vehículo, por lo que cualquier mejora en este aspecto genera un gran efecto en la estructura de costos de la empresa, logrando impactar de manera significativa los volúmenes de combustible requeridos por una flota de camiones.

Aunque los tractos vienen diseñados desde la fábrica con líneas aerodinámicas que cumplen estos objetivos, la configuración final que el operador le da a los vehículos es diferente en cada empresa, región o país. Por esta razón, se puede perder el esfuerzo que el diseñador le ha entregado a un determinado modelo de camión al momento de instalar un acoplado en su parte posterior.

Los tráileres o remolques están diseñados para maximizar el espacio útil en su interior y así transportar la mayor cantidad de carga por viaje. Las limitaciones que determinan el tamaño del tráiler están dadas por la legislación local de cada país a través de sus regulaciones en el transporte, siendo nuevamente variable en cada país donde estos equipos operen.

Por todas estas razones, se hace imprescindible volver a analizar la configuración final del camión y evaluar el rendimiento aerodinámico de éste en su conjunto, a fin de optimizar el uso que se le da al combustible dentro de la empresa.

 

La experiencia internacional

 

Diversos países han evaluado los exitosos resultados que conlleva la instalación de dispositivos aerodinámicos en los camiones, tanto para reducir el consumo de combustible como para también mitigar el rol que el transporte tiene en torno al calentamiento global. Una larga experiencia demuestra EEUU a través del sistema de evaluación y certificación SmatWay, mediante el cual ha logrado certificar con pruebas de laboratorio y en ruta los beneficios reales que los distintos dispositivos aerodinámicos generan en los camiones, y que han sido usados desde la década del ochenta y regulados a través de distintas normativas, como la SAEJ-1321 destinada específicamente a evaluar el ahorro potencial de combustible a través de innovaciones tecnológicas que busquen este mismo objetivo.

 

Mucho más cercana es la experiencia de Chile en el uso y adopción de estas tecnologías para el transporte, logrando involucrar a distintos estamentos estatales y ministeriales para aumentar la eficiencia energética en el transporte. Dentro de los hitos más destacados, la Agencia Chilena de Eficiencia Energética comprobó en el 2015 que un camión en carretera podía alcanzar hasta un 15,4% de ahorro en el combustible solamente al incorporar dispositivos aerodinámicos básicos, resultados que impulsaron la creación de la primera norma latinoamericana para evaluar tecnologías que prometan un ahorro de combustible, la norma chilena NCh-1331, que ha servido tanto para comprobar lo que algunos dispositivos ofrecían, así como para descubrir que ciertas tecnologías no lograban ningún resultado debido principalmente por la variabilidad en las velocidades máximas existentes entre diferentes países. Otros importantes avances logrados a través de esta experiencia en Chile fue promover la certificación de las empresas de transporte a través de la ISO 50001, la incorporación de la medición de la Huella de Carbono como una característica diferenciadora y distintiva en una determinada empresa de transporte, y la elaboración del primer proyecto de Investigación y Desarrollo en Aerodinámica de Transportes, el que dio como resultado la invención de nuevos dispositivos patentables para camiones, logrando ahorros cercanos al 2,5% por sobre al 15% obtenido anteriormente. Actualmente, Chile ha incluido potenciar la aerodinámica de los camiones dentro de las políticas de eficiencia energética nacional, tanto en el programa Energía 2050 y en el Plan de Mitigación de Gases de Efecto Invernadero llevados adelante por el Ministerio de Energía y el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, compromisos derivados de la reciente ratificación de los acuerdos climáticos internacionales y también de la necesidad de dar cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la ONU. Toda esta positiva experiencia ha logrado promover, a través de distintos canales, el intercambio de conocimientos con distintos países latinoamericanos, tales como Uruguay y Nicaragua, entre otros. Particularmente en Uruguay se logró destacar la importancia de la aerodinámica en el transporte a través del uso de la norma chilena NCh-3331 para evaluar el ahorro de combustible, mediante mejoras aerodinámicas simples y propias a las operaciones locales de la industria de transporte uruguayo, iniciativa que fue desarrollada por la Universidad de Montevideo en colaboración con especialistas chilenos.

 

La realidad europea

 

En la Unión Europea también son conscientes de la importancia de la aerodinámica en el transporte, preocupación se ha traducido en la promulgación por parte del Parlamento de la Directiva 96/53/CE en abril de 2015, la cual permite el uso de dispositivos aerodinámicos que excedan hasta en 50 cm el largo total permitido para los camiones. Esta única medida genera un ahorro de 5.000 euros al año de combustible en un camión que recorre 100.000 km, reduciendo al mismo tiempo las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en 7.8 toneladas de dióxido de carbono. La nueva normativa permite la instalación de diversas tecnologías aerodinámicas, y en específico de las que mejoran el perfil de la parte posterior del camión. Esta modificación a la ley se sustenta en la importancia de aumentar el uso eficiente de los recursos energéticos y reducir las emisiones contaminantes del sector transporte, responsable del 40% del total de dióxido de carbono emitido en todo el viejo continente. España, por su parte, está buscando extender aun más el largo de los camiones, exclusivamente para el uso de tecnologías aerodinámicas, estudiando la posibilidad incluso de extender hasta 120 cm el largo total del camión.

 

Toda esta experiencia en el uso y adopción de tecnologías aerodinámicas para el transporte comprueban que es uno de las medidas de más fácil incorporación en la industria, comparadas con el recambio de camiones o la capacitación a los conductores en técnicas de conducción eficiente, así como de menor costo al compararlas con las mejoras en motores o uso de nuevos combustibles menos contaminantes, colaborando efectivamente en reducir los costos de operación de las empresas de transporte y al mismo tiempo aminorar los efectos ambientales que el rubro genera.

 

 

Ing. Freddy Faúndez C.

freddy.faundez@venti.cl

 

Te puedes interesar

¿Cómo se encuentran las principales carreteras tras el sismo?

A 24 horas del sismo del 19 de septiembre, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes …