Aduanas: las puertas de la mafia

Durante la guerra fallida de Felipe Calderón en contra del crimen organizado y las acciones emprendidas por la administración de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad, un hecho ha quedado claro: los cárteles de la droga siguen adquiriendo armamento de alto poder y continúan moviendo cuantiosos cargamentos de droga. Lo grave es que todo este trasiego se realiza a través de las 49 aduanas del país, en una abierta complicidad entre altos funcionarios del SAT y el crimen organizado.

Ya ni se diga del movimiento del contrabando –textiles, ropa, juguetes chinos, cigarros… –cuya introducción ilegal se paga en efectivo a los funcionarios y luego los cargamentos pueden ser trasladados, en fletes privados, hasta la ciudad de México para ser comercializados en Tepito. Y detrás de las mercancías el administrador de la aduana envía por carretera los maletines de dinero para salpicar a toda una red cómplice. Es la mafia oficial.

Los cobros son cuantiosos: 35 mil dólares por cruce. Cuando las sumas alcanzan varios millones de pesos el dinero es trasladado a la ciudad de México, donde empieza el reparto y éste llega hasta la cúspide, pues las operaciones, en su mayoría ilegales, deben llevar el visto bueno del administrador general de Aduanas, Ricardo Treviño Chapa y de Gerardo Alberto Suárez Hasbash, titular de la Administración Central de Operación Aduanera. De ahí parte todo.

De acuerdo con informes de inteligencia consultados, la mayoría de los administradores de las aduanas del país ya tienen acuerdos establecidos con las mafias del contrabando, del narcotráfico y del tráfico de armamento. Desde las administraciones aduaneras –incluso existen despachos privados que cobran por dar asesoría al crimen organizado –les indican qué aduana utilizar, qué ruta marítima tomar, donde descargar la mercancía..Todo esto ocurre porque mientras los cargamentos están en trayecto la red mafiosa opera en tierra la corrupción para que las mercancías ilegales ingresen al país sin mayores contratiempos.

Cuando un cargamento de armas o de textiles está por arribar a alguna de las aduanas del país, ya todo está listo. Los pagos en efectivo se han realizado y de esa forma se garantiza el ingreso de las mercancías. Si es por barco, les indican la ruta y por qué aduana pasar; si es por tierra, ocurre lo mismo. Todo está arreglado previamente.

Y en el momento en que el cargamento cruza se le da trato preferencial. Se puede solapar desde la subvaluación de mercancía, los permisos de importación falsos y hasta cruzar droga, si fuera el caso, previo pago en efectivo que de inmediato lubrica a todo el sistema. Todo esto ocurre a diario. Incluso existen administradores de aduanas que pueden estar en Mexicali y al mismo tiempo controlan otra aduana de Reynosa. Es toda una red mafiosa que está al servicio del crimen organizado y que es tolerada al más alto nivel del gobierno federal.

La de Lucio Eliseo González Coronel –fue administrador de la aduana de Reynosa y actualmente despacha en Mexicali, Baja California –tiene una historia truculenta: Era el encargado de manejar todo tipo de mercancías y traslados de dinero en efectivo hasta la Ciudad de México para entregar a los altos funcionarios del SAT.

A través de él, las redes del contrabando podían introducir al país productos de todo el mundo en forma ilegal: tabacos, telas, ropa, armas previo pago. Cuando lo cambiaron a Mexicali, hace un año, no soltó la aduana de Reynosa sino que dejó a un encargado, Walter Cordero, quien ahora funge como su principal enlace y se asegura que “desde Mexicali sigue controlando la aduana de Reynosa” y todo el negocio con las mafias.

En México operan 49 aduanas, de las cuales son 11 interiores, 17 marítimas y 21 fronterizas. De estas últimas existen 19 en el norte de la República y 2 al sur.

De acuerdo con las fuentes consultadas, cada una de las aduanas ha cobrado fama por facilitar el cruce de cierto tipo de mercancías, lo cual es del conocimiento de los mafiosos. Por ejemplo, por la aduana de Reynosa el cruce de un contrabando de ropa cuesta entre 32 y 35 mil dólares si se coloca en el lugar de destino. Si sólo se cruza el rango –es decir, sin que sea trasladado a ningún otro punto –el costo es de entre 17 mil y 22 mil dólares.

En cualquier caso, los contrabandistas deben tener bien aceitadas sus relaciones con el administrador de la aduana y quienes se encargan de cerrar estas operaciones ilegales son los subadministradores de control y vigilancia, así como de operación aduanera. El administrador es quien autoriza todos los movimientos. Este esquema opera en las 49 aduanas del país.

Es fama pública, por ejemplo, que buena parte de la piratería que se mueve en el país ingresa por la aduana de Ciudad Hidalgo, Chiapas; también por la de Subteniente López, en Quintana Roo. Y todo esta mercancía ilegal se vende en Tepito. Ambas aduanas están consideradas como las más abandonadas de todo el sistema, pues carecen de infraestructura y de vigilancia adecuada.

Los informes consultados indican que por las aduanas del norte del país, principalmente por el cruce conocido como “El Chaparral” , se introducen armas que provienen de Estados Unidos. También cruzan los llamados carros “chocolates” y ropa de contrabando.

Por la aduana de Mexicali, donde despacha como administrador Lucio Eliseo González –uno de los funcionarios consentidos de Ricardo Treviño –el cruce de las pacas de ropa es frecuente y a los contrabandistas se les permite la subvaluación, es decir, introducir las mercancías a un precio inferior. Por otorgar esa “facilidad” el cobro en efectivo y por debajo de la mesa es de 32 mil dólares. La red de mafiosos opera en Tepito con absoluta protección de las autoridades de la Ciudad de México.

A través de las aduanas de Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Veracruz cruza mercancía subvaluada como cigarrillos, productos chinos de todo tipo, electrónicos y textiles.

En estas aduanas, por ejemplo, por cruzar ilegalmente un contenedor de 40 pies que ingresa con clave A1 (Importación Definitiva) cargado con gabardinas o mezclilla tiene un costo de entre 340 mil y hasta 450 mil pesos. En forma legal, el importador tendría que pagar un costo de entre 800 y un millón de pesos. En realidad en estas aduanas juegan con la fracción arancelaria y con la unidad de medida de la tarifa, además de que todo opera mediante una red de complicidades internas.

También existen las llamadas operaciones virtuales. Es una modalidad muy socorrida para evadir impuestos. Y las operaciones son de la siguiente manera: la mercancía ingresa con la clave T3 (Tráfico Interno) y puede pasar por la aduana de Pantaco, en la ciudad de México y luego se introduce a Tepito o bien a otros puntos de comercialización. Otra forma es la importación con retorno, pero después de un tiempo la mercancía ya no regresa a su lugar de origen.

Por la aduana de Monterrey cruzan productos químicos y por Lázaro Cárdenas y Manzanillo –también llamada la ruta de la corrupción –el crimen organizado introduce precursores químicos como efedrina, la sustancia para producir medicamentos antigripales que también es utilizada por el narcotráfico para elaborar drogas sintéticas que, de acuerdo con la PGR, son muy demandadas en el país por la red de consumidores.

Por la aduana de San Emeterio, en Sonora, el cruce más frecuente es de armas, droga y dinero. Lo mismo en Michoacán y Colima. El huevo chino ingresa al país por la aduana de Ciudad Hidalgo, Chiapas. Y por Veracruz entran productos de La India como textiles y las playeras que utilizan los candidatos a puestos de elección popular.

Todo esto ocurre a pesar de que el ex director del SAT, Aristóteles Núñez, desmanteló muchos sistemas de vigilancia de las aduanas, como las cámaras. La corrupción institucional al más alto nivel es lo que explica que todos estos productos ilegales ingresen al país sin restricciones, pues las 49 aduanas están equipadas con rayos X, Gamma, Rapiskán, bonomios y cámaras de videovigilancia. El problema, como siempre, es el factor humano y la corrupción.

En las diversas aduanas, los decomisos de armas y drogas, por ejemplo, no coinciden con lo que realmente cruza al país. Los montos que ingresan son estratosféricamente mayores que los que se aseguran. Lo mismo ocurre con el decomiso de dinero. Lo que se declara como asegurado jamás equivale a la realidad. Así está ese mundo oscuro de las aduanas, una verdadera mafia al servicio de la mafia.

El propio Administrador General de Aduanas, Ricardo Treviño, reconoció desde el 2016 que aumentaron las alertas por decomisos de armas hasta en un 227 por ciento.

Y es que según se afirma en las aduanas ahora operan nuevos controles, a través de equipos operador con software para detectar riesgos. Con base en ello, dijo, de enero a abril de 2016 se decomisaron 85 mil 294 kilogramos de drogas, casi cuatro veces más que en mismo periodo del 2015.

De igual forma, se aseguraron 35 mil 951 piezas de cartuchos, armas largas y cortas y se embargaron 2.7 millones de dólares en efectivo. Y dijo que las drogas más socorridas para mover dinero y droga por parte del crimen organizado son Manzanillo, Veracruz y Nuevo Laredo.

Lo que el administrador General de Aduanas no explicó es por qué en las aduanas del norte del país ingresan miles y miles de cartuchos para armas largas y cortas y el decomiso de armamento es menor. Hay casos en Mexicali, Reynosa y Nuevo Laredo donde se han asegurado una arma de alto poder y miles de cartuchos útiles.

La cifra de aseguramientos de armas no coinciden con la de los cartuchos útiles. Lo que a juicio de las fuentes consultadas es la muestra de que el armamento cruza e ingresa a México sin mayores problemas. Quizá esto explica el nivel de violencia que impera en el país y que por momentos parece decirnos que estamos en un Estado de Guerra sin cuartel.

Fuente Sin embargo

Te puedes interesar

Precio de la gasolinas hoy: lunes 23 octubre 

El precio máximo para las gasolinas este lunes, a excepción de los seis estados y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.