Aditivos: el valor agregado en los lubricantes

 

Los lubricantes industriales son un elemento fundamental para minimizar la fricción, optimizar el funcionamiento y alargar la vida útil del motor o maquinaria en cualquier empresa. Actualmente, en México el mercado de lubricantes alcanza los 800 millones de litros al año, con un valor aproximado de 36 mil millones de pesos, lo que lo convierte en un sector de crecimiento para el país.

Ante este panorama, los lubricantes formulados con bases minerales provenientes del petróleo, vegetales, sintéticas o semi-sintéticas requieren de ciertas especificaciones que permitan obtener los mayores beneficios del aceite, por ello los aditivos son el valor agregado a cada uno.

Estos aditivos son sustancias químicas solubles en hidrocarburos y compatibles entre sí que se mantienen estables durante la mezcla, almacenamiento y uso del lubricante. Además de color aceptable clara y baja volatilidad.

Su función es reforzar, equilibrar y otorgar nuevas propiedades a esas bases de lubricantes para aumentar su efectividad, disminuir el desgaste, proteger contra la oxidación y corrosión, mejorar la limpieza y viscosidad, así como proteger de contaminantes las superficies.

Los aditivos pueden ser agrupados en tres tipos principales, aunque algunos cumplen varias funciones:

  1. Modificadores:cambian las características del aceite básico para hacerlo más apropiado para su uso.
  2. Protectores de aceite:protegen el lubricante para prolongar su vida.
  3. Protectores de superficie:cuidan las superficies metálicas para reducir la corrosión, fricción y desgaste.

“Los aditivos son los kamikazes en el mundo de los lubricantes. Son los primeros en sacrificarse por el óptimo funcionamiento de la maquinaria y así reducir costos de operación porque el aceite continuará su acción sin que la empresa tenga que invertir frecuentemente en el cambio. Los lubricantes pueden tener desde el 1 al 20 por ciento de aditivos, todo depende de las necesidades de cada sector”, mencionó Alfredo López Chaparro, Gerente Técnico en Pochteca Macro Distribuidor de Lubricantes Shell.

Algunas de las recomendaciones que deben tomar en cuenta los empresarios de industrias como manufactura, transporte de carga y pasajeros, minería, marina o construcción son:

  • Evitar la mezcla de aceites de diferentes marcas aunque tengan la misma especificación.Es mejor continuar con el uso de la marca seleccionada, además considerar las recomendaciones del fabricante de la maquinaria que se desea lubricar.
  • Nunca añadir aditivos a un aceite en servicio con la finalidad de mejorar algunas propiedades.Lo adecuado es cambiar el lubricante cuando ya no realiza sus funciones óptimamente o cuando lo indiquen los especialistas.
  • Un aditivo que es efectivo en un lubricante, puede no serlo en otro. Por eso se recomienda consultar a un experto para saber el aceite indicado en cada situación.

Hay diferentes aditivos y sólo el fabricante del aceite está capacitado para saber cuál es el adecuado para cada tipo de lubricante con el objetivo de no ocasionar daños en la maquinaria o retrasos en la producción, ya que más del 50% de las fallas mecánicas se deben a la inadecuada lubricación.

Te puedes interesar

Huachicoleros usan carroza fúnebre para mover combustible

Agentes de la Policía Estatal descubrieron novedosa manera de transportar hidrocarburo robado, cuando hallaron abandonada …