7 cosas que odiamos de las carreteras en México

Muchos pensamos en salir a a carretera a disfrutar. Pero ¿a cualquier carretera? ¿Realmente es un placer manejar por las carreteras de nuestro México lindo y querido? Estas son algunas de las cosas que no nos agradan cuando decidimos salir para escapar de la polución y del estrés de las grandes ciudades.

1.- Son muy caras
Este es un punto en el que estarán de acuerdo la mayoría de las personas que leen este post: las autopistas de cobro en este país son excesivamente caras. Existen vías por las cuales llegamos a pagar más de doscientos pesos por un recorrido que no excede los 150 kilómetros de distancia.

2.- Pésimo mantenimiento
Si fueran caras, pero siempre estuvieran en perfectas condiciones, no habría ningún problema ¿correcto? Pero muchas de las autopistas de nuestro país están en pésimas condiciones.
La vía México-Querétaro, por ejemplo, siempre está en reparación. Obras que entorpecen el intenso tráfico que reina en esta autopista. Los amigos que viven en la zona sureste del país darán fe de que por allá las autopistas son igualmente caras y siempre están en malas condiciones, carentes de mantenimiento.
¿Hace cuánto tiempo que no circulan sobre la autopista México-San Luis Potosí? Si quieres poner a prueba la suspensión de tu próximo crossover, SUV o SAV ¡viaja para allá!

3.- Ayuda que nunca llega
¿Alguna vez se han quedado varados a mitad de una autopista, sin señal en el teléfono móvil? Nosotros sí. Tuvimos que caminar varios kilómetros para llegar a un punto de auxilio, oprimimos el botón, solicitamos una grúa y ¿qué recibimos a cambio? Una cáustica respuesta: “sólo tenemos una grúa disponible y tardará algunas horas en llegar”.

Afortunadamente la historia terminó felizmente cuando fuimos auxiliados por un mecánico ambulante, de los que recorren constantemente las pistas en busca de automovilistas en apuros.

4.- Los cuellos de botella
Todos los que lean esta nota y salgan de paseo los fines de semana saben el problema que representa regresar al Distrito Federal en horas pico. Las filas de autos para llegar a la caseta de cobro son kilométricas. Con todo lo que cobran por cada auto que ingresa a la autopista ¿no sería posible crear un sistema más eficaz de cobro que evitara esos tormentosos cuellos de botella?

5.- Los que toman literal el nombre

El quinto punto no tiene nada que ver con quienes construyen o administran las autopistas de nuestro país, sino con quienes circulan por ellas y lo hacen a toda velocidad. ¿Acaso no es molesto que vengas disfrutando tu paseo y de pronto, un kilómetro atrás un “Speed Racer” Región 4 comienza a hacerte el cambio de luces y a prender la intermitente para que te hagas a un lado y lo dejes pasar?

¡Zoooom! Pasa como una exhalación a tu lado, importándole poco que su exceso de velocidad pueda desencadenar una tragedia en la cual pierda la vida no sólo el desesperado, sino quienes viajan a su lado y otros automovilistas.

6.- No se olviden de las carreteras libres
Aunque no es un caso generalizado, cierto es que muchas de las carreteras libres de nuestro país a veces no son la mejor opción para viajar seguro. Son pocas las arterias de este tipo que son sometidas a un mantenimiento constante, amén de que muchas de ellas son muy inseguras.
Aunque existen carreteras libres de peaje que están en mucho mejores condiciones que las de cobro, hay muchas otras que carecen de los más elementales servicios de seguridad, por no hablar de que son los puntos favoritos por los maleantes para asaltar automovilistas.
 

7.- Muévase, señor, por favor
El último punto tiene que ver con los automovilistas que no saben circular adecuadamente por las autopistas. Señores, por favor, el carril de extrema izquierda es el rápido. Si su velocidad es muy inferior a la permitida, lo mejor es que se muevan al carril de en medio o bien al de extrema derecha.
¿Qué ganan con su necedad de permanecer en el carril de alta velocidad, impidiendo que el flujo de automovilistas siga su curso adecuado?

Fuente Motorpasion 

Te puedes interesar

Transportistas preveen generar un “autoseguro”

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) contempla crear un fideicomiso para asegurar sus …