6 cosas que no sabías del nuevo avión de Peña Nieto

 El nuevo avión presidencial, un Boeing 787-8, aterrizó en México y se espera que en las próximas semanas comience a operar, tras la polémica que generó su costo y después de que el gobierno de Enrique Peña Nieto ordenara hacer un estudio para determinar si era conveniente conservarlo.

Su compra se gestó durante el sexenio del panista Felipe Calderón (2006-2012), después de que en 2011 quien era secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, muriera al estrellarse un helicóptero del Estado Mayor Presidencial, en el Estado de México.

Tras ese hecho, el gobierno pidió presupuesto para la compra de una nueva aeronave presidencial, y los legisladores lo aprobaron, por lo que en noviembre de 2012 el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) concretó la compra.
A continuación puedes leer seis puntos clave sobre el avión bautizado como “José María Morelos y Pavón”:

1.- Costo
El costo del Boeing 787-8 es de 218.7 millones de dólares, equivalentes a 2,952.4 millones de pesos. El gobierno pagó una cobertura del tipo de cambio, así que en la operación se consideró el valor de cada dólar en 13.5 pesos, que es el que tenía en 2013.

En el precio se incluyen la ingeniería, la instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina, certificaciones y un paquete de refacciones, según la presidencia mexicana. El esquema de financiamiento establece que el pago se daría en un periodo de 15 años.

2.- Críticas
El dirigente y precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha sido uno de los principales críticos del costo del avión. En sus spots, incluso menciona que ni Barack Obama, presidente de Estados Unidos – una de las naciones más ricas del mundo – tiene una aeronave con ese precio, y que si gana la elección de 2018 una de sus primeras acciones sería venderlo.

3.- La justificación
Ante los cuestionamientos sobre el precio del Boeing 787-8, y las medidas de austeridad anunciadas por el contexto adverso en la economía —con una baja en los precios del petróleo—, el presidente Peña Nieto incluso planteó la posibilidad de venderlo.

Sin embargo el 14 de enero pasado la presidencia informó que, tras encargar un estudio a la empresa británica Ascend Flightglobal Consultancy, se había llegado a la conclusión de que lo más conveniente era conservar el avión.
“En virtud de la pérdida que ocasionaría la venta al erario público y a que prevalecería la necesidad de renovar el avión presidencial a un tipo de cambio mayor, se determinó conservar la propiedad de la citada aeronave”, indicó la presidencia.

“De venderse la aeronave a una aerolínea comercial, se tendría una pérdida muy significativa respecto del valor de compra. Esto se debe a los costos y tiempos de reconversión interna, así como a la pérdida del equipamiento actual. El consultor estima que, si se vendiera a alguna aerolínea comercial, habría una pérdida de más del 58% de su costo (128.2 millones de dólares)”, detalló.

4.- Características
El Boeing 787-8 podrá transportar hasta a 80 pasajeros, cuenta con equipos de telecomunicación satelital e internet, y tiene una vida útil de unos 25 años, por lo que se estima que esté en servicio por lo menos hasta 2040.
Tiene un alcance de vuelo de 13,900 kilómetros, por lo que puede volar sin escalas a cualquier destino de América y Europa, y a África en su región noroccidental.

“Consume hasta 20% menos combustible que otros aviones de su categoría”, detalló presidencia. “Produce 60% menos contaminación sonora que aviones similares”, agregó.

Su envergadura es de 60.1 metros, tiene una longitud de 56.7 metros, y una altura de 16.9 metros. Puede alcanzar una velocidad de 912 kilómetros por hora.

5.- La preparación
Antes de su llegada a México la madrugada de este miércoles, se realizaron diferentes pruebas de vuelo en territorio estadounidense, y el proceso de certificación a cargo de la Federal Aviation Administration de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés).

“El avión operará dos semanas después de su arribo a México, tiempo en el que concluirá el entrenamiento de las tripulaciones y personal de tierra”, detalló la presidencia.

6.- El adiós
El “José María Morelos y Pavón” sustituye al avión Boeing 757 “Presidente Juárez”, que trasladó a los mandatarios mexicanos los últimos 28 años.

Según las autoridades, se optó por jubilarlo porque “tenía signos inevitables de añejamiento y obsolescencia”, al estar impedido para aterrizar en diferentes ciudades del mundo, “por los niveles de contaminación sonora que emite, lo que reduce la eficiencia en el desarrollo de la agenda presidencial”.

Entre 1987 y 2015 realizó 2,662 vuelos, en 953 giras nacionales y 323 internacionales, con 4,668 aterrizajes y 154 escalas en giras internacionales.

“Se mantendrá como parte de la flota aérea del Estado Mayor Presidencial. Fungirá como avión de respaldo cuando el avión “José María Morelos y Pavón” se encuentre en mantenimiento”, detalló el gobierno.

Fuente Animal Poltico

Te puedes interesar

Black Friday: un desafío logístico

Las promociones del Black Friday representan para los consumidores finales excelentes oportunidades de ahorrar en …